En la actualidad, las empresas familiares desempeñan un papel sustancial en la economía del país, y el liderazgo de sus diversas generaciones marcará los retos que plantea la nueva realidad.

En México y el mundo, las empresas familiares desempe- ñan un papel sustancial en la economía, y lo tendrán también en la recuperación económica.

Al respecto, el estudio global “Mastering a comeback” (Dominando un regreso), realizado por KPMG Private Enterprise y STEP Project Global Consortium, revela la resiliencia de las empresas familiares ante los efectos de la pandemia. En él participaron 3,010 líderes de empresas familiares en 75 países.

De acuerdo con cifras de la encuesta, 87% de las empresas familiares en el mundo son lideradas por un Director General (CEO) miembro de la familia. En 84%, la primera generación sigue activa, colaborando en el negocio familiar, y en 16%, participan múltiples generaciones. En las Américas1 los porcentajes corresponden a 87% y 13%, respectivamente.

Ante los desafíos derivados de la pandemia, las empresas familiares en las Américas han tomado diversas acciones:

Trabajo a distancia para la totalidad o parte del personal
Análisis y recorte de gastos de oficina Diferimiento de pagos en su totalidad o parcialmente a proveedores, y en pasivos por deuda

Reducción o diferimiento de pagos a ejecutivos de la compañía

Con relación al impacto en ingresos a nivel global, estos se vieron disminuidos para 69% de las empresas familiares participantes; en 22% permanecieron sin impacto, y para el 9% restante se incrementaron. En las Américas, los porcentajes corresponden a 67%, 22% y 11%, respectivamente.

El estudio también revela que las estrategias adoptadas por las empresas familiares están ligadas, de cierta forma, a dos factores clave: el liderazgo y la propiedad accionaria de la familia.

En general, la tenencia accionaria de la familia en las compañías participantes es alta, pues, en promedio, más de 90% de dichas acciones se encuentran en su poder. Si a esto se añade el hecho de contar con un CEO miembro de dicha familia, crece la autoridad al definir y dirigir decisiones estratégicas.

Por: Jesús Luna,

Socio Líder de Private Enterprise y Empresas Familiares de KPMG en México.

Share This