Las modificaciones a la Ley General del Trabajo para regular la subcontratación de personal han impactado las operaciones de millones de empresas en México, en particular las Pymes.

La reforma en materia de subcontratación laboral que entró en vigor en septiembre pasado ha dado lugar a nuevas obligaciones para las empresas, lo cual ha generado dudas e incertidumbre en particular en el segmento de las PyMEs y las MiPyMEs, debido a la complejidad de los cambios, coincidieron expertos durante el webinar ¿Cómo impacta la nueva ley de outsourcing a las PyMEs?, el cual forma parte de The American Express Business Class Webinar Series by Forbes Latam. 

Armando Guajardo, presidente de la Comisión Laboral Nacional de Coparmex, comentó que el principal cambio es que “se prohíbe o desaparece la subcontratación de personal tal como la veníamos conociendo, ya que se prohíbe poner a disposición trabajadores propios en beneficio de otros, sin embargo, se permite la subcontratación de obras y servicios especializados, que son aquellas que no formen parte del objeto social de las empresas beneficiarias o de su actividad preponderante”. 

Otra de las modificaciones es que las empresas prestadoras de servicios especializados deben registrarse en el REPSE (Registro de Prestadoras de Servicios Especializados u Obras Especializadas), una plataforma regulada por la Secretaría del Trabajo. 

Frente a este escenario, Armando Guajardo dijo que el mayor reto que tendrán las PyMEs será subsistir, mantenerse con vida en el mercado laboral, debido a los costos laborales que antes no tenían o no los consideraban. 

Al respecto, Fernando Yllanes Martínez, presidente de la Comisión de Seguridad Social y Recursos Humanos de la CONCAMIN, mencionó que debido a estos cambios y a que su cumplimiento será difícil especialmente para las MiPyMEs, hay tres escenarios: que los dueños dejen sus negocios y busquen una oportunidad laboral en empresas grandes, cerrar o informalizarse. 

Atzayacatl Peñaloza, director Regional de Mercer, destacó que en el corto plazo, las empresas han tenido que parar sus operaciones administrativas para conocer el nuevo modelo, destinar recursos para poder cumplir con la ley, lo cual ha provocado que desatendieran sus negocios. 

En el mediano plazo, también habrá un impacto financiero, ya que aquellos gastos de nómina que no se estaban ejecutando, hoy los tienen que absorber. “Los datos que tenemos en Mercer es que el 84% de la fuerza laboral que estaba en outsourcing se integró a las compañías, y las compañías no tenían claro ese impacto económico”, dijo.

Sin embargo, explicó, que hay un lado positivo, ya que las empresas también han reconocido cuál es su propuesta de valor hacia el empleado, cuál es su modelo de remuneración. Con la nueva reforma laboral es fundamental que se tomen acciones con respecto a la integración del personal, escucharlo y saber cuáles son sus necesidades, y sobre todo, construir una visión de bienestar conjunto; lo que es bueno para la compañía también va a ser bueno para los colaboradores. 

Claudia Gutiérrez, directora Jurídica de Grupo Adecco México, destacó la importancia de que las PyMEs entiendan la nueva reforma, ser claros y conscientes de las obligaciones que tienen al contratar estos servicios, ser muy cuidadosos con el tipo de proveedor al que se elige y buscar las herramientas que pueden ayudarles a seguir operando sin llenarse de un exceso de tareas administrativas. También recomendó acercarse a las autoridades, a las cámaras o a los proveedores para buscar asesoría. 

Otras de las recomendaciones son hacer uso de herramientas tecnológicas para el apoyo en el cumplimiento de las tareas, determinar si se es o no sujeto a la ley, si el proveedor es sujeto o no a la ley, además de revisar que el proveedor tenga un registro vigente en el REPSE.

https://www.forbes.com.mx/el-impacto-de-la-ley-de-outsourcing-en-las-pymes/

Share This